*

Porque enamorarse es más difícil que hace dos posts. Porque vivo enamorándome (desde siempre). Porque he aprendido. Porque me ha dolido. Porque asusta. Porque confunde. Porque es más fácil decir “no te arrepientas”. Porque de repente es lo que siempre quise. Porque ahora no soy lo que siempre quise. Porque me cuesta creerlo. Porque me cuesta verlo. Porque tengo miedo. Porque quiero estar conmigo. Porque intento escucharme. Porque intento sentirme. Porque me quiero. Porque perdono. Porque agradezco. Por eso.

*