.

A veces, y más últimamente, me cuesta trabajo encontrar ideas claras y completas sobre mi, sobre la lagartija canija en sí, no la lagartija escondida o la lagartija en el árbol o la lagartija tirada bajo el sol (finalmente ese es el trabajo de las lagartijas, ¿no?) o la lagartija fiestando. Llevo un rato queriendo escribir por estos lares y tenía la errónea idea de que no tenía tema; au contraire! son demasiadas situaciones las que vivo y poco el tiempo que dedico a pensarlas. Mi blog es un espacio polvoroso, jajaja; le da cierto toque chistoso (como cuando le soplas a la portada de un libro que se quedó escondido por los siglos de los siglos y de repente encuentras y sale todo el polvito, fuuuuuuuuuuu). Soy una usa blogs – eso es lo que pasa (jajaja). Creo que antes me dedicaba a la mente (y las palabras a veces) y ahora me siento muy en acción. W-O-W. La acción, como CASI todo, en exceso, también está loco. Estuve tirada en cama por un viruliento que se apoderó de mi garganta, pero la jefa y el antibiótico lo vencieron (caaaan-can-caaan). Me siento muy bien: estoy verdaderamente enamorada. Sólo me hace falta tener a Dory de regreso (pero seguramente pronto lo solucionaré). La buena vibra sonrisosa a aquellos que – por lo que sea que sea queeee seeeee-a – se atraviesen por este post. Ahora sí creo que regreso pronto.

.