Hoy, bueno no, últimamente; eso, últimamente el ambiente ha sido extraño, extrañamente atemporal y un tanto aleatorio. Hoy soy muy feliz, el canijo hermano regresó de Las Vegas y me trajo el regalo más preciado, del año por lo meenos: MAGIC 8 BALL! En vivo, entre mis manos! La mismísima y original! (aquellos que sabían desde hace meses de mis ganas de, se podrán imaginar fácilmente la aaamplia sonrisota que me cargo en este momento mientras la agito y pregunto cuanta cosa se me ocurre; ¿alguien tiene preguntas?)

Me puso a pensar en cuántas cosas no sabemos (ah y cómo lo difruto chingá). El extremo cansancio me ha llevado a ver el mundo desde un mundo paralelo (lo juro! Esos momentos de dormido-despierto se han alargado y guuuuaaaaau). Es como en Fuerza Bruta (lo siento por aquellos que no lo vieron), pero con otro significado: la lagartija caminando en una banda y la gente pasando, algunos chocando, algunos a mi lado y otros nomás pasando; todo en cuestión de ¿qué será? ¿Tres? ¿Cuatro meses?

La gente que lleva trece años a mi lado, la gente que lleva seis, la gente que lleva un chingo, pero que acabamos de reconectar caminos, la gente que llevaba tiempo record y valió gorro, la gente que se ha conectado de una forma para terminar ahora siendo de otra, la gente que lo fue y ahora no importa, la gente que no importaba y que ahora es primordial.

Quiero reservar este párrafo para felicitarte K, porque eres una persona increíble y te mereces toda la felicidad que una linda bola ocho puede traer (no, no te la voy a regalar! – nomás era pa que midieras el qué tanto). Te llevo conmigo y estoy a tu lado siempre.

Regresando al bailongo de ideas locas en mi cabeza: el azar ha dado vuelo a la hilacha (jaja, no se qué significa eso, pero cuando escribí “ha dado”, fue lo primero que se me ocurrió: las tres layers diría el llou). No no, en realidad quería decir que el azar le ha dado color a mi vida últimamente, unos brochazos extraños de todo tipo, tamaño y matiz. No me resisto, nomás me dejo llevar. Flojita y cooperando (al fin que ya tengo una bola ocho que resuelva toditas mis preguntas!).

Ante este non-sense post, los dejo por el momento, con la amenaza de regresar pronto prontísimo.

Gracias al que siga dándose un rol por estos lares (y sobre todo a aquellos que lo han estado haciendo en silencio: ¡qué bonito!)

La mágica buena vibra (con forma redonda y un ocho enorme!)