.

Últimamente he perdido la costumbre de escribir, de escuchar música, de leer, de nadar, de ver pelis, de platicar y debrayar con la banda y de muchas otras cosas que disfruto mucho hacer. Últimamente me he dedicado a HA-CER-HA-SER-HA-SER. No me molesta, finalmente son decisiones que yo tomo cada día y en cada momento, pero tampoco es lo más padre. Estoy feliz, estoy haciendo y ha-siendo (o, de menos, lo intento). El tiempo no ha sido mi amigo, eso es definitivo, pero tampoco puedo reclamarle: es lo que hay! (dirían por ahí).

Si hago el recuento de los daños podría ha-ser una lista como esta:

  • Me robaron mi aipot (perdí toda mi música que – ajá, ya lo se – no estaba respaldada)
  • Me robaron una bolsa roja increíble de máscara de luchador
  • Me robaron – también – mi super USB que el brócoli me regaló
  • Dejé mi trabajo
  • Estoy en un nuevo trabajo
  • Extraño a mis amigos (extraño a Pepe, muy cabrón – ajá, ya se que no saben quién es Pepe, pero imagínense qué tan tipazo es que lo extraño y muy cabrón)
  • Ni siquiera he logrado pensar mucho en mi cumple y la fecha se viene sin planes concretos todavía
  • Dejé de hacer el Querido Diario (lo siento Da’beat, no lo dejemos morir por favor! – como diría una linda: está en coma)
  • Dejé de ver a la mera mera mera bandera
  • Dory está en coma también
  • No he visto pelis (la última creeeo que fue – chales, no me acuerdo)
  • No he comprado discos
  • No me he cortado el cabello (jaja, bueno, esa tal vez no cuenta mucho)
  • No he leído el Catcher (no me lo he robado! Lo prometo!) y muero de ganas del que sigue en la lista
  • No he ido al escondite
  • No he dormido mucho
  • No he visto Dr. House (ni ninguna otra serie, pero el jaus me cae rete bien)
  • No he hecho las llamadas ni mandado los mensajes que me vienen a la mente (ni varias que he prometido)
  • No he conocido a Cosmo (más quén fotito)
  • Mi celuloide está en coma (chales)

Y bueno, así, más. Es extraño, extraño mucho todo eso, pero también disfruto en lo que ando (la mezcla de retos, aprendizaje, rush, pasión, sueños y música está increíble, sólo me falta la gente). Perdonen ustedes si se han visto toqueteados (jeje) por algún punto de la lista anterior – pronto y con más energía, estoy segura.

El tiempo es la onda, afterol.

La lagartija tiene la aguja del velocímetro temblando, pero la buena vibra también se vastarribota y, por este medio, se las regalo.

Time is the master and time could be a disaster! Tico-tico-tá!

.