O de las continuancias que inician. Acabo de darme cuenta de que no pasó ni un mes, sin embargo me siento como si hubiera sido medio año. Muchas cosas pasaron mar-eandome a más no poder y tambaleándome back and forth. Ahora vuelvo a ser yo sin realmente ser yo. El punto es que ahora me siento extremadamente feliz y la exposición expuesta vuelve a formar parte de mi. Como cuando uno sale de un buen toquín y camina digiriendo todo y cantando la última rola, recordando y a veces, cuando uno lleva buena compañía, comentando; así, orita apenas estoy en los últimos aplausos lentos y casi inconscientes en lo que uno nomás ve el escenario vacío (o con el staff desarmando todo). Acá, y por motivos más allá de lo que se ve, dos canciones que podrían estar iniciando este nuevo tracklist (que tiene más de sentir que de escuchar – entender).

.

UNO y DOS

.

Espero más que nunca tener un chingo de compañía en este nuevo camino que hace que la lagartija levante los brazos y gire la cabeza sonriendo (aunque no todos logren notarla – la sonrisa).

La buena vibra, porque esa, aunque haya mil y un cambios, seguirá justo aquí, para todos.

.