Esta semana empecé (regresé después de muuuchos años) con el schwim scwhim (como dice el bro). Está bien padre, implicó inversión (eso de ser pobre está caabrón) y sacrificar los jueves de rock, pero lo vale!. Estoy muy contenta y dos que tres adolorida, pero uuff!! Es LA onda!.

El único pequeño detalle que no me está gustando es que como que mi cuerpecito sestá sacando de ondita y nomás no logro dormir (no tengo idea de por qué). Ayer decidí que no prendería ni la tele ni la chomps y que más bien leería un rato en lo que  caía hipnotizada, pero eso no pasó! Se me acabó el libro y decidí no agarrar otro de los cinco que traigo orita porque qué tal que me seguía encarrerada.

Finalmente fue una buena forma de desvelarme (la neeeta! Lo disfruté mucho!). Catcher  in the Rye. Ese fue el libro. Me gustaron mucho dos partes del texto (Que busqué en oriyinal languach pa’ ponerlo por acá) y el final uff! fue desos como que te aguantas la respiración por un par de segundos.

Acá las citas:

“Among other things, you’ll find that you’re not the first person who was ever confused and frightened and even sickened by human behavior.  You’re by no means alone on that score, you’ll be excited and stimulated to know.  Many, many men have been just as troubled morally and spiritually as you are right now.  Happily, some of them kept records of their troubles.  You’ll learn from them – if you want to.  Just as someday, if you have something to offer, someone will learn something from you.  It’s a beautiful reciprocal arrangement.  And it isn’t education.  It’s history.  It’s poetry.” 

J.D. Salinger, The Catcher in the Rye, Chapter 24, spoken by the character Mr. Antolini

Y ésta, la favorísima:

Don’t ever tell anybody anything.  If you do, you start missing everybody. 

J.D. Salinger, The Catcher in the Rye, Chapter 26

 

Si no lo han leído, échenle el ojo. De verdad, altamente recomendable (además de questá rete ligerito)

La buena vibra insómnica y lecturosa pa’ la banda!