Después de una semana de arduo rock – qué barbaridá! – este fin fui doble al teatro con la familia: Pillowman y ¿Por qué los hombres aman a las cabronas?.

Pillowman me pareció una obra rete chafa, con mal guión, mala adaptación (eso de los nombres raros en otro idioma mezclado con groserías rete mexicas no estuvo padre) y malas actuaciones… jajaja, lo que más se me quedó grabado fueron tres momentazos: el primero es el error de unos de los actores y la mala capacidad de improvisación que hizo que la frase se viera todavía peor, jajaja, me dio risa; el segundo, cuando al final descubrimos que unos de los actores es unos de los gueyes de RBD porque un par de chicas se acercaron al escenario a darle rosas azules y moradas (desas pintadas de coyo) y a gritarle “Pooncho te aaaamo” (creo que sí se llama así) y el tercero, ver las caras de varios rete jetones durante la obra, je.

La verdad es que la euforia de la familia por entrar a ver una obra y saber quera nuestra última oportunidad (minutos antes de las 6 y después de haber intentado ir a otros 4 teatros) nos hizo comprar los boletos y entrar para después, durante el regreso de cochesardina, echarnos la culpa de por qué habíamos entrado… ja!. Finalmente son pocos los momentos que paso con la canijafamilia y eso estuvo rechistorete y güeno.

 

Por otro lado, con la jefa y la tía fuimos a ver a Consuelo Duval – y juramos que el abuelo quería ir a verla ayer, a ella, no la obra. Me reí, me gustó que parece obra interactiva porque – siendo el Polyforum un foro tan chirris – los actores se cagan de la risa con el público y ni te importa si se equivocan (son buenos improvisando, eso sí). Me quedé pensando en que me hizo pasar un buen rato, pero me dio como algo de saber que seguramente varias mujeres querrán verdaderamente volverse unas cabronas después de la lección de la tarde. Está chistoso porque te dicen ‘no seas tapete de nadie y valórate’ para después convertirte en ‘dale por su lado, dile lo que quiere y pórtate de tal forma para que ora tú lo manejes’. De verdad está padre como obra, entretenimiento y buen rato nomachista (las reacciones del público también fueron la onda), pero de verdad espero que la banda sea más coco (y no precisamente como el cocodrilo) como pa’ no tomárselo de instructivo.

 

 

 

 

Buena semana: Conocí a gente que vale mucho la pena, rock a más no poder, entendí y reposicioné varias ondas en mi vida, pasé tiempo con la fam y con varios y muy diferentes amigos, redescubrí mi escondite con buena compañía, dormí, fui lagartija y, sobre todo, disfruté mucho. UFF!

Espero que ustedes la hayan pasado de huevos (sea lo que sea queso signifique para ustedes) y questén nolistos para trabajar mañana, je.

La buena vibra!