Bueno, porque unas buenas chelas acompañadas de una gran persona son la mejor medicina. Hoy pienso que en el mundo hay muchas cosas que no están tan padres y que siempre nos vamos a topar con situaciones que no nos gusten, que nos decepcionen, que nos cueste trabajo entender, que nos madreen, que nos parezcan injustas, que nos parezcan increíbles (a la ‘es que no puede ser posible que esto pase’), que no estemos de acuerdo, que nos entristezcan, que nos hagan enojarnos, que nos duelan, que lo que sea (también las bonitas, pero esas no entran con lo que sigue, je). Si esas situaciones no existieran, no habría tanto que cada uno de nosotros puede hacer por mejorarlas y aprender. Yeah!

Gracias a las personas y situaciones que colaboraron a que existieran estos dos días rareados en los que no me di chance de ver todo esto.

Mi hamster ya está dándole la vuelta a la ruedita con las cuatro patas y a toda velocidá. Hoy puedo decir que entiendo más cosas y que me siento más grande (y no son los tacones…o bueno, tal vez un poquitín – malditos tacones! ja).

Agradecimientos especiales (sí sí, así de ñoños) :

A K por haberme dado el avión con todas las tonterías (tal vez no todas) que pude haber dicho y por haber sido mi amiga (eso era justo lo que necesitaba!) jajaja.

Al W por haberme regañado (menso, no quería regaños! Ya te había dicho! Y no te preocupes por mi que mala yerba nunca muere)

A D por decirme que puedo intentar dejar la buena vibra (jajajaja, ya lo se ya lo se! No es lo mio!)

A H por preocuparte y haberme messengereado así de repente después de tanto tiempo! jaja

 

O-sea-se, gracias a ustedes que nunca exigen de mí.

 

 

Ps, además…el sábado fui princesa (con vestidito y toda la cosa) EESSOOO!!

 

Una vez más, la resbaladiza buena vibra para todos!