Y que me acabo de encontrar una noticia que explica cómo un escritor argentino, Gonzalo Otálora, está haciendo una campaña para cobrar impuestos a las personas lindas (o sea, no feos) y que los feos sean compensados económicamente por su fealdad…jeje. Defiende los derechos de los feos porque dice que en su país se le da un mejor trato a los guapetones. Propone que lo recaudado de estos impuestos sirva para subsidiar a los feos y reparar así su sufrimiento. Ah!! Pero eso sí, les recomienda a los feos, grupo dentro del que él se considera, que se vean en el espejo y se quieran (¡¿qué tal?!) ¿Qué no el gusto se rompe en géneros? Digo, por mi veeenga, hagámoslo en México y que me den lana y reparen mi sufrimiento por ser fea… una lanita no nos caería nada mal, ¿o sí? Jajajaja.

Acá les dejo la nota vía El Universal (vi que hay otras varias más como en BBC Mundo)

 

                                               Antes                                      En Campaña