¿Pero qué cosa tú dices? Jajaja. Es padre cuando te das cuenta de que la realidad que piensas no la es toda, es decir, siempre hay algo más que a lo mejor ni siquiera pasa por nuestras mentes, pero está allá afuera. El fin de semana terminó, y sí, me faltaba mucho uff para cerrarlo, jajaja. El toquín que esperaba, con excelente calidad musical, esos boricuas son muy buenos músicos y creo que cada vez son mejores. La comunicación no verbal es impresionante: la música, el baile, el cuerpo, las miradas… Después del sábado terminé invitada a la Arena México, música y luchas! Qué buena combinación! (aparte, era mi primera vez en las luchas!). La Maldita, Calle trece, Big Metra y algunos otros con el hijo del Perro Aguayo, el Místico, el Hijo de Blue Demon y todo esto rodeada de la elite de la farándula mexicana, jajajaja. (acá sí ni nombres digo porque a excepción de un par que me encantó ver, los demás hasta pena dan…jeje… por ejemplo ese que cantaba una rola que decía capitaaaan, jajaja). Terminé rockeando en domingo también, fiesta extraña, pero bueno, los boricuas son la pura onda, aprendí nuevas frases como “¿quieres un palo?” (sí sí, yo también hice cara de queeeeee, jajaja, pero palo significa trago o chupe o así) y pus conocí a nuevas personas, cosa que casi no disfruto, la pura gozaaaadera. Bailé mucho mucho y ahora me duelen los pies (además de que desde el viernes en soda estuve parada mucho tiempo), pero bueno, insisto: si no vivimos esta vida con mucha intensidad, ¿luego con qué nos quedamos? Buena semana, de verdad, muy buena. Capitaaaaaaaan, tu ruu ruuuu, jajajajajajaja.