Esta semana, ufff! Y parece que, bueno, en realidad la semana aun no termina y el uff, no lo se (lo duuudo). Un alivianador encuentro miercolino con dos grandes tipos, qué digo, tipazos. Una buena, divertida y clavada discusión acompañada de chelas. Un cobarde que decidió irse temprano. Un encuentro con el lado C de la canija. Un malo, un gran malo. Una mesa invadida abiertamente por gente extraña. Buena música de fondo que de repente te hacía dejar de hablar y ponerte a rockiar. Una plática sobre simbolismos y mensajes claros. Hambre de mensajes claros. Mucha música en la cabeza. Rolas desas que te hacen mover el piecito. Uff, abrazos muchos muchos para mi, cálidos y reconfortantes. Un regreso a casa diferente.Un jueves de reptiles y anfibios. Historias reales. Chelas (je). Conocer a una persona grande. Apreciar y admirar. Abrazos, más. Compartir, mucho. Un hindú-londinense-reacio-a-hablar-en-inglés – en-México -y-pedo queriendo tirarme la onda. Un rescate-es-mi-esposa-desde -hace-una-semana, jaja. Una mesa de desconocidos-roba-cigarros. Un nuevo amigo al que quiero mucho. Un viernes de completa emoción todo el día por ir al último concierto de Soda hastadelante. La publicación de un proyecto que quiero mucho por toda la buena vibra que envuelve. Mucha felicidad extraña invasora. Unas ganas impresionantes de gritar y abrazar. Gritar (o algo parecido). Casi cuatro horas de tráfico y al final un tanto de estrés porque todas las calles estaban cerradas (aun no entiendo cuál era la funcionalidad). Excelente compañía durante todas esas horas (más momentos compartidos, gracias). Correr para entrar y no perdernos más de tres canciones. Momentos de mucha emoción. Suavemente seguida de Signos, Fue, un breve Here comes the sun, El rito, y más muchos muchos (casi al punto de lagrimita). Gran compañía para compartir esos momentos (la de al lado y los que estaban en otras zonas). El mejor final de concierto que he vivido. La espera de otro toquín que me emociona mucho. La emoción. Y ahora… todo eso y más hecho bolita y tapando un hoyo en la nuca (jajajaja, nicierto, yo no tengo, pero en algún lugar por ahí adentro está todo esto revuelto).

Un claro ejemplo de la buena vibra y de la fortuna que tengo de vivirla.

La buena vibra para todos ustedes que, día a día, la hacen pa’ mi nomás con ser. Ehhhhh!!