Resulta que el número trece para unos es de mala suerte (para muchos), para otros de buena suerte (la neta no me se el origen) y para otros nos es el número que le sigue al doce y antecede al catorce. En esta ocasión, el trece es la puuuura onda. Isopixel lanza su blog nomber thertín: IsopixCell (jajaja, qué chido decir trece tantas veces seguidas) y me cae que hasta los triscadecafóbicos le deben entrar. En lo personal, y varios no me dejaran negarlo, soy fan de los gadgets y en específico de mi celular. No se si ya soy dependiente, pero se me hace que no soy la única (¿qué tal el fenómeno en restaurantes y bares de ver todo tipo de celulares sobre las mesas? jajaja) y me encantó que existiera un sitio como éste porque, ya lo he declarado muchas veces, soy mortaaal, no se tanto de estas cosas tecnológicas. Si quieren saber cómo está el rock con los celulares, por acá muuucha información al respecto pa’ que sus adquisiciones celularoideas se vuelvan más valiosas. Una buena recomendación pa’ los amantes de su aparatejo de telefonía móvil (uuuuju), je.

La buena vibra para Isopixel