Pues siento la responsabilidad de compartir con ustedes lo que ha pasado con la historia del stalker anónimo. Para mi sorpresa, el señor se reportó el día de hoy, revelando así su identidad. Me pidió de la manera más atenta que quitara su número de este espacio porque ya estaba harto; por ello, agradezco a todos los participantes el apoyo mostrado. Sin embargo, insisto en que me hagan saber si formaron parte de este acto porque lo de los regalos es en serio, acá los voy armando personalizados y toda la cosa y me daría mucho gusto poder entregárselos. La decisión resultó en que el número está y seguirá por acá. Lo único que puedo hacer es decir

“carnal, si yo estoy invirtiendo mi sueldo en regalitos, te sugiero que inviertas en un nuevo número”

jajajajajajaja.

Gracias banda, de verdad. Esta canija les agradece terriblemente el apoyo. La buena vibra para cada uno de ustedes (y pa’ los que quieran seguirle, por mi no hay tos, jajaja).