Para los que no creen en eso de sentir el sonido en todo el cuerpo, otra pequeña muestra de la holofonía. Pónganse los audífonos (si son de los grandotes muuucho mejor), denle play y cierren los ojos. Este me gustó muuuucho más.

 

Cerillitos (click)