Antes que nada quiero agradecer las acciones tomadas por todos aquellos que hasta el día de hoy son participantes de este acto contra-terrorista (como muy atinadamente lo llamó el Iriarte). Me siento comprometida a hacer de su conocimiento los avances de esta estrategia: el molesto anónimo me hizo llegar comunicados vía mensaje… argumenta que en ningún momento ha faltado al respeto a esta canija (y estar mandando mensajes idiotas, anónimos, a la hora que se le antoje, ¿no lo es?) y promete dejar de hacerlo si mis “guaruras dejan de llamarme escoria y amenazarme de muerte”.

Es por ello que digo:

NEEEEEL, QUE LE QUEDE CLARO QUE NO HAY QUE ESTAR ATENTANDO CONTRA LA BUENA VIBRA

Insisto en la invitación a todos aquellos que no han participado a que lo hagan; de verdad, lo del regalito es en serio. Soy una lagartija muy agradecida.

Wilson y Julián, muchos besos y abrazos por la difusión

Participantes, toda la buena vibra y un vale intercambiable por su regalintzin.