“Érase una vez una lagartija tan canija, tan canija, tan canija, que cabía en una caja de cerillas”…